EADA, reconocida como “una de las mejores escuelas de negocios para el mundo”

EADA, reconocida como “una de las mejores escuelas de negocios para el mundo”

22 Enero 2020

EADA ha conseguido un gran reconocimiento internacional al situarse entre las nueve business schools mejor valoradas por su impacto positivo en la sociedad. Así lo constata el Positive Impact Rating (PIR), una nueva evaluación mundial dirigida por la Positive Rating Association, con sede en Davos (Suiza), que cuenta con el apoyo de United Nations Global Compact, OXFAM International y WWF. Este rating, presentado hoy en el World Economic Forum 2020 de Davos, distingue 30 escuelas de negocios que han tenido un buen desempeño basándose únicamente en la valoración de los estudiantes.

Si bien ninguna ha alcanzado el máximo nivel (5), solo nueve escuelas -entre ellas EADA Business School- aparecen como “transformadoras” y figuran en el nivel 4. Estas escuelas, que son mejor evaluadas que el resto en cuanto a su impacto incorporado en su cultura (+18%) y en su gobernanza (+23%) como dimensiones esenciales para un proceso de cambio de impacto, son además reconocidas por sus estudiantes por incluir la sostenibilidad y el compromiso social en su misión y por el grado en que estas son vistas como fuerza impulsora para la escuela. Las 21 escuelas restantes figuran en el nivel 3, como se puede apreciar en la siguiente tabla.

En el caso concreto de EADA, los alumnos destacaron dos cuestiones fundamentales en sus valoraciones. Por un lado, el desarrollo del liderazgo como columna vertebral de todos los programas. Por otro, la fortaleza de la comunidad EADA, que permite actividades, tanto académicas como extraacadémicas, que tienen un gran impacto social y medioambiental.

Jordi Pursals, presidente de la Fundación EADA, se muestra satisfecho no solo por el lugar preeminente en el que aparece la escuela, sino también porque “estamos inmersos en un cambio de paradigma sin marcha atrás en el que el capitalismo será necesariamente sostenible y hemos de ser capaces de formar lideres para ello”.

Por su parte, Jordi Díaz, director de Programas y Relaciones Internacionales de EADA, destaca la valoración positiva que hacen los stakeholders de EADA, basada principalmente en dos aspectos significativos: el desarrollo del liderazgo como la columna vertebral de todos los programas y la fortaleza de la comunidad EADA Alumni. En su opinión, “todos los participantes tienen la oportunidad de hacer una inmersión total en varios módulos de desarrollo directivo que les ayudan a definir su propuesta de valor, a liderar equipos y a impactar positivamente en la sociedad”. Pero, añade, “esto no sólo se consigue en las aulas sino también a través de la comunidad EADA Alumni, “que les permite tener experiencias curriculares y extracurriculares relacionadas con cuestiones sociales y medioambientales y, además, combinando diferentes nacionalidades e interactuando con expertos externos”. Para Díaz, “todo ello enriquece las opiniones de cada individuo, les saca continuamente de su zona de confort y les genera una gran responsabilidad”.

Para esta primera edición del Positive Impact Rating, la organización seleccionó a los estudiantes de las 50 mejores escuelas de negocios del mundo en el Ranking Financial Times Masters in Management 2018 y las 50 mejores en el Ranking Corporate Knights Green MBA (CK). En total, 51 business schools culminaron su participación.

pir-tabla-1.jpg

Un cambio de criterio y de futuro

Siempre se ha reconocido el importante papel que tienen las escuelas de negocios para formar a los participantes en el desarrollo de sus competencias de gestión y, también, para proporcionar talento a las empresas. De ahí que se valorara su impacto en la economía y en el mundo empresarial. Ahora, con la primera edición del Positive Impact Rating, se reconoce también su impacto social, su importante contribución al desarrollo sostenible –respondiendo así al llamamiento que viene haciendo en los últimos años la Organización de Naciones Unidas.

El nuevo rating es un reflejo de que la conciencia global ha cambiado y no solo con respecto a la crisis climática sino a la justicia social. Las clasificaciones se han vuelto cada vez más importantes y esta ofrece una nueva y mejor forma de evaluar a las escuelas de negocios en el siglo XXI. El impacto se mide en tres áreas (dinamismo, formación y compromiso) que se dividen en siete dimensiones (ver tabla) que incluyen la evaluación los programas ofrecidos y los métodos de aprendizaje utilizados, y cómo los estudiantes participan activamente. Evalúan la cultura y la gobernanza, indispensables para convertirse en una escuela de impacto positivo. Analiza cómo los participantes se involucran en lo público y si la escuela es vista como un modelo a seguir por los estudiantes.

pir-tabla-2.jpg

Deja una respuesta

veinte − 14 =